Cómo detectar qué un niño sufre maltrato

Maltrato infantil

A quien no se ponen los pelos de punta cuando se habla de maltrato infantil. Algunas noticias aparecidas en la prensa o televisión y que tratan de violencia sobre los niños no parecen reales, y sin embargo, ocurren.

Según manifiestan los psicólogos y expertos en el tema del maltrato infantil, en general, los niños no saben defenderse de las agresiones de los adultos, no piden ayuda y esta actitud les sitúa en una posición vulnerable ante unos padres o familiares agresivos o negligentes.

Cómo detectar una conducta violenta sobre un niño 

Dicen que detrás un maltrato infantil siempre hay una persona que agrede y otra que calla, y no denunciar tiene graves consecuencias para los niños. A parte de los daños físicos, que pueden poner en peligro su salud, a nivel psicológico y emocional surgen numerosos problemas en el desarrollo adecuado de su personalidad. De ahí, la importancia de detectar cuando antes el maltrato y buscar una respuesta adecuada, que ayude al niño en su desarrollo evolutivo.

Los problemas que tienen los niños maltratados se pueden detectar en el colegio, a través de sus exámenes médicos rutinarios, observarse por amigos, vecinos o familiares y, ante la sospecha, siempre deben denunciarse. Las manifestaciones pueden hacerse evidentes a través de su conducta o de su físico y constituyen lo que los expertos llaman alarmas o pilotos de atención, es decir, indicadores que alertan sobre una situación de riesgo. Saber interpretar estos indicadores y no quedarnos pasivos ante ellos es fundamental.

En los niños, algunos de los indicadores que pueden manifestar son señales físicas repetidas (ojos morados, magulladuras, quemaduras), cansancio o apatía permanente, cambio significativo en la conducta escolar sin motivo aparente, conductas agresivas o rabietas severas y persistentes, relaciones hostiles y distantes, actitud hipervigilante, conducta sexual explícita e inapropiada para su edad, conducta antisocial o sintomatología depresiva.

Los padres, en cambio, parecen no preocuparse por el niño, no acuden nunca a las citas y reuniones del colegio, desprecian al niño en público, sienten a su hijo como una propiedad, expresan dificultades en su matrimonio, recogen y llevan al niño al colegio sin permitir contactos sociales, abusan de sustancias tóxicas, justifican la disciplina rígida y autoritaria, y habitualmente utilizan una disciplina inapropiada para la edad del niño. Es cierto que algunos de estos indicadores pueden darse en casos familiares donde no hay maltrato, pero los expertos aseguran que hay una característica que les diferencia: los maltratadores no suelen reconocer la existencia del maltrato y rechazan cualquier tipo de ayuda llegando a justificar con argumentos muy variados sus acciones. En cambio, los padres con dificultades suelen reconocerlas y admiten cualquier tipo de ayuda que se les ofrezca.

 

Con información y fotografía de:  http://www.guiainfantil.com/blog/1117/como-detectar-a-un-nino-que-sufre-maltrato.html

-Patty-

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s